Hola! Quiero presentaros a La Pepa (125 N del 53), una abuelita que me he traído para el sur de Madrid, por donde los días de sol exhibe sus curvas. Lo sé, soy un sentimental, pero es una autentica maravilla rodar en un clásico, por no decir, ya, en tan poco tiempo que la tengo, las veces que una parada en un semáforo se ha convertido en una larga charla con otro compañero o un anciano, que iva y volvía desde Madrid a su pueblo, en el Bierzo, en su vespa con sidecar de entonces... una gozada, ahora entiendo totalmente esta comunidad nuestra del mundo de la Vespa.
Desconozco si pertenece a este foro, pero aprovechó para mandar un fuerte y sincero abrazo a Ángel, buen murciano, padre de la criatura, quien tuvo a bien en confiarme una de sus niñas.

Imagen